Teléfono

676 099 639

Email

info@aureumfisioterapia.com

Ubicación

Avda. de América,47 Córdoba 14005

Los tradicionales ejercicios abdominales no solo no han demostrado ser eficaces para lucir un abdomen plano y fuerte, sino que, por el contrario, pueden provocar alteraciones y problemas más allá de lo que podemos imaginar. Esto se debe a la función básica de la musculatura abdominal, la cual no es otra que la transmisión de fuerzas entre brazos y piernas principalmente, es decir, tienen un papel estabilizador, esta es una de las razones por la que desaconsejan los ejercicios tipo Crunch, ya que no tienen transferencia a la vida real, solo al levantarse por la mañana. Otro de los problemas que generan es la alta presión intraabdominal y, por lo tanto, discal lumbar, que se provoca en estos ejercicios, esto puede favorecer la aparición de protusiones discales e incluso hernias.

Hoy en día, es habitual ver a hombres y mujeres realizando decenas de repeticiones de abdominales tipo crunch, con el fin de hacer bajar el volumen de su abdomen, resultando ineficaz incluso aumentando la cantidad de repeticiones llegando quienes terminan frustrándose al no ver ningún resultado tras varios meses con la misma rutina.

Esto es porque no se puede quemar grasa en partes específicas, sino que el volumen corporal se va reduciendo de manera proporcional a través de la combinación de actividad física, una dieta saludable e hipocalórica y, por supuesto, el descanso.

Como hemos mencionado anteriormente, también son ideales los ejercicios hipopresivos para complementarlo con el deporte que ya practiques, ya que ayuda a reforzar la faja abdominal y prevenir algunas lesiones que se suelen dar entre deportistas.

Los tradicionales ejercicios abdominales provocan un aumento de la presión abdominal, lo cual empuja el periné hacia abajo, debilitado el tono del suelo pélvico incidiendo directamente en la aparición de la diástasis abdominal, (separación de los músculos del recto del abdomen y/o rotura del tejido conectivo) lo cual genera problemas posturales, digestivos e incluso prolapsos en vejiga, útero y recto, además de problemas de incontinencia.

Los ejercicios abdominales más recomendados son aquellos en los que la espalda se mantiene “recta” o en posición neutra, como, por ejemplo, la plancha o los hipopresivos:

En la GAH (Gimnasia Abdominal Hipopresiva) se realizan una serie de ejercicios respiratorios y posturales en los que, a través de la apnea, se elimina la presión que se da en la zona abdominal tanto en condiciones normales como durante la realización de actividad física y provocando justo lo contrario, una presión negativa o de succión en la zona abdominal.

No solo pueden ayudarnos a reducir el perímetro de la cintura, sino que, además, previenen los problemas que habíamos comentado anteriormente en relación a la faja abdominal y el suelo pélvico a través del trabajo postural.

Ahora bien, esa reducción de la cintura no se da por medio de la quema de grasa, sino por la corrección postural, el aumento del tono del musculo transverso del abdomen y el “recogimiento” del tejido interno resultado de la práctica continuada de estos ejercicios.

Los ejercicios hipopresivos son útiles para trabajar la musculatura abdominal profunda; un conjunto o de músculos que normalmente no están tonificados y que sirven de sostén para toda la columna vertebral.  

La técnica es muy compleja, en la que se combina un gran control de la respiración (ya que hay que vaciar los pulmones de aire y realizar los ejercicios en apnea), un trabajo importante del suelo pélvico sin presionar la zona abdominal y la activación de músculos lejanos como los serratos y multífidos (situados en el dorso del tronco). Todo ello, sin forzar la zona lumbar ni cervical.

Los objetivos principales de la GAH son:

Mejorar la postura: Trabajando la musculatura profunda dorsal y abdominal y eliminamos la posible diástasis y esto repercute en que la postura sea más erguida de manera natural, además se pone especial énfasis en la higiene postural a la hora de realizar los ejercicios.

Prevenir lesiones en la zona lumbar: La gimnasia abdominal hipopresiva tonifica la musculatura de soporte de la espalda y alivia la presión que ejercen las vértebras sobre los discos intervertebrales. Esto contribuye a prevenir hernias y a reducir las crisis dolorosas si es que estas ya están presentes.

Fortalecer el suelo pélvico: El trabajo hipopresivo incide sobre toda la musculatura perianal sin contraerla directamente. Además, contribuye a tonificar el suelo pélvico, un conjunto de músculos y ligamentos que forman parte del llamado Core (musculatura profunda que da estabilidad a todo nuestro cuerpo).

De esta forma, se explica que la GAH sea recomendable para evitar el prolapso (desprendimiento) de la vejiga y del útero, así como la incontinencia ocasionada por la debilidad muscular derivada del embarazo, el parto, la menopausia, las intervenciones ginecológicas, las cirugías de próstata y otras intervenciones en la zona pélvica, es una herramienta muy poderosa para reeducar la musculatura y reducir el dolor en patologías que no permiten realizar ejercicio físico mas intenso.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *