Teléfono

676 099 639

Email

info@aureumfisioterapia.com

Ubicación

Avda. de América,47 Córdoba 14005

 

El deporte es vida, nos conecta con nuestro entorno uniendo cuerpo, mente y salud.

En los meses de calor es difícil cambiar la playa y las tertulias al sol por la actividad física, pero cuando concluye la etapa estival y hemos lucido los trajes de baño y cierta esbeltez de la figura, conviene retomar los ejercicios físicos, porque de lo contrario perderíamos esa imagen lograda con el sistemático entrenamiento seguido en meses anteriores al verano.

No hay que ser perezoso para retomar la rutina de entrenamiento, es cierto que cuesta un poco, por eso aquí van unos consejos para que no se haga tan dura la vuelta a la actividad deportiva. La primera semana no será tan placentera, pero poco a poco, con los días, el cuerpo irá acostumbrándose a la carga de ejercicios, pero no lo fuerces, pues después de un mes o más sin entrenar no podrán plantearse metas tan ambiciosas como las que tenías antes de comenzar el verano.

 

 
 

 

Para llevar a cabo ese proceso de aclimatación al deporte después de las vacaciones es recomendable hacer circuitos en los que se trabajen todos los grupos musculares en una sesión. Cuando el cuerpo haya recuperado la forma se puede volver a trabajar por grupos musculares diferenciados.

Calentar y estirar. El calentamiento es algo que no se debería de olvidar nunca. Pero, si el cuerpo está desentrenado es aún más importante. El objetivo final es evitar lesiones musculares. Hay que calentar bien los músculos antes de comenzar la rutina deportiva y estirar todos los grupos musculares al finalizar el entrenamiento. Esto, además de evitar lesiones, minimizará la aparición de agujetas.

La Motivación, guíate por los que ya están en su rutina de ejercicio y únete a ellos, hacer deporte en grupo siempre es mas llevadero que realizarlo solo.

Comidas sanas y sin excesos, en la etapa de vacaciones la báscula nos indica un aumento en el peso corporal normalmente, debido a caprichitos de los que hemos disfrutado. Tras concluir ese período, conviene retomar la dieta sana, sin hacer excesos, pero sin suprimir ningún tipo de nutrientes. Seguir una dieta saludable, rica en vitaminas y minerales, que incluya alimentos que aporten calorías de calidad. No olvidar el consumo de frutas, las cuales tienen beneficios por el aporte de vitaminas, antioxidantes y fibra, permiten hidratar y desintoxicar el organismo, a lo cual se suma el aporte de fructosa, constituye un hidrato de carbono de absorción rápida.

El sueño. las horas de sueño adecuadas resultarán óptimas para recuperar energías, poder cumplimentar las tareas cotidianas y realizar ejercicios físicos, de ahí que se aconseje garantizar un número mínimo de horas de sueño, en la que ocho horasconstituye una pauta general muy correcta para adultos.

Hábitos saludables, nunca es tarde para mejorar los hábitos y lograr una mayor calidad de vida, en lo que puede influir positivamente ser más propenso a todo aquello que la haga más activo y saludable.

Además de ayudarnos a mantener un peso adecuado, practicar actividad física de manera regular nos previene de muchas enfermedades, nos ayuda a dormir mejor, y nos llena de energía, eliminando toda la tensión y estrés acumulados durante las horas de trabajo, y mejorando nuestro estado de ánimo.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *